Logotipo Comunidade de Aprendizagem Logotipo Instituto Natura

¿Sabe lo que es una Comunidad de Aprendizaje?

Vea el vídeo y descúbralo Ya lo conozco y quiero seguir

¿Sabe lo que es una Comunidad de Aprendizaje?

Ya lo conozco y quiero seguir Quiero participar
Ir para o conteúdo principal

Noticias

15/07/2019

Articulación AEE en escuelas

Escuela Centenario: un ejemplo del fortalecimiento familiar

La Formación de Familiares como un detonador del fortalecimiento comunitario

Escuela Centenario: un ejemplo del fortalecimiento familiar

Conocí a las mamás de Centenario hace poco más de un año. Era un grupo pequeño de señoras que se reunían a leer “Marianela” a las 7.30 de la mañana, muy tempraneras ellas. En ese momento yo apenas acababa de entrar al equipo de Comunidades de Aprendizaje y ya me fascinaba estar en sus Tertulias, aunque costaba un poco la desmañanada.

Unos meses después pase a formar parte de su convivencia semanal, pues empecé a trabajar como Formadora Local de la escuela.

El grupo se había disgregado y de las cinco mamás que eran frecuentes quedaron solo tres, o eso creía yo. Pronto caí en la cuenta que el grupo había cambiado, sí, pero nada parecido a lo que supuse, pues, todas las madres eran parte de algo llamado la “patrulla escolar de mamás”, un ejemplo de organización y compromiso generado a partir de un sueño.

Las empecé a conocer, retomamos las lecturas y las Tertulias Literarias Dialógicas, supe de sus problemas y de su hermosa solidaridad, de la forma en la que se daban de la mano en formas que superan los prejuicios que muchas veces cargan sobre sí mismas, tan pesados como yunques: que si no tienen retención de los textos, que si no pueden con una tarea, que si alguien no cree en ellas. Era entonces cuando entre todas se daban la mano.

Y así surgió la Formación de Familiares, de ellas mismas, con el sólido interés de “echarse la mano” de “aprender más para ellas y  para sus hijos”. Así, se enseñaron y aprendieron entre ellas a tejer y algunas manualidades que podrían permitirles nuevos ingresos a sus casa y que generaban entre ellas el reconocimiento de los saberes de todas.

Leyeron “El diario de Ana Frank”, la obra que les permitió hablar sobre los miedos y el autocuidado, sobre cómo protegerse las unas a las otras y visualizar las formas en que ya lo hacían. Aprendieron sobre primeros auxilios como una forma de ayudar a una compañera, así como a otras personas de la comunidad y se graduaron como brigadistas comunitarias.

Ahora son esas mismas fuerzas y lazos las que las llevan a expandir aún más sus formaciones, trabajar temas de sexualidad para hablar con sus hijos y entre ellas, trabajar su inglés y su lectura, además de seguir enseñándose entre ellas mismas. Ellas ahora piden volver a vivir la Fase del Sueño; quieren implicarse aún más en su escuela y su comunidad.

Trabajan una red solidaria todos los días y han ido transformando de a poco en poco la escuela, la visión que tenían sobre ellas y a su propio grupo; teniendo impacto en diferentes aspectos de su comunidad.

Hablamos de fortalecimiento familiar y comunitario en el sentido en que se empieza a buscar y a trabajar la transformación social de la escuela y la colonia, de las vidas de ellas y sus familias, donde el saber lo que han logrado y, aún más, lo que pueden lograr ha empujado grandes cuestionamientos y grandes cambios.

Veremos que nos depara el siguiente ciclo escolar, veremos de qué formas creceremos juntas y hasta donde nos da el horizonte.

 

Centenario de la Revolución

La Escuela Centenario se encuentra en una de las partes más lejanas de la Zona Metropolitana de Monterrey, en el Municipio de Santa Catarina.

La comunidad de la colonia Hacienda el Palmar es uno de los desarrollos urbanos posteriores a la extensión poblacional, parte del crecimiento de la ZMM que vendría a extenderse hasta municipios como García en forma de fraccionamientos a precios más o menos accesibles, pero cada vez más retirados de los centros sociales y culturales de referencia de la comunidad.

Empero, en la colonia se notan lazos comunitarios fuertes, procesos comunicativos y organizativos de alto grado de funcionamiento. Hay una comunidad preexistente, fuerte, no obstante con varios relatos de violencia. Una realidad compleja, que bien tiene trabajadas formas de autocuidado y, al mismo tiempo, reproduce en sus mecánicas sociales mucho del abuso que se ha sido generado hacia sus propios habitantes.

 

¿De dónde nace este ímpetu?

La historia es consabida por la comunidad: a los primeros meses de empezar a trabajar conjuntamente la escuela con el proyecto de Comunidades de Aprendizaje (CdeA) se empezó a colaborar en torno a la Fase de Sueño.

Fue entonces que a partir del Sueño de un niño, el cual deseaba poder llegar a la puerta de la escuela sin sufrir aventones u otro tipo de situaciones, debido al agolpamiento de las y los familiares que iban a dejar a sus hijas e hijos.

Así es como surgió una de las primeras semillas de organización familiar en el proyecto de CdeA: la patrulla de mamás, quienes a partir de ese entonces generarían nuevas formas de convivencia entre ellas y con los demás actores de la escuela. Esta es la base primigenia de las Formaciones de Familiares actuales, así como el núcleo movilizador de la comunidad.

 

Las innovaciones de la escuela Centenario

Esta escuela al cumplir dicho sueño generó una nueva forma de trabajar la seguridad vial, incluso dentro de los programas gubernamentales, pues, para entrar en funciones solicitaron una capacitación en cultura vial y seguridad, la cual no se impartía a nivel municipal a padres o a madres, por tanto, ellas generaron ese cambio en uno de los que posteriormente se volvería uno de los servicios de capacitación que se darían a nivel gubernamental.

Además se ha tenido conocimiento de cómo las mamás han replicado la forma de organización de la patrulla escolar, capacitando a su vez a diferentes grupos de la comunidad.

 

Más beneficios y mejores resultados

Claramente esta participación se ha visto reflejada en los aprendizajes de las y los niños. Por un lado, de manera directa en la forma en que la familia se acerca a los procesos de aprendizaje de las niñas y los niños, generando un ambiente lector en casa, de diálogo y de corresponsabilidad con la escuela, así mismo, siendo un grupo asiduo de participación voluntaria en la escuela. Y de forma indirecta ha fomentado otras formas de ser y estar en la escuela, han ido generando otro ambiente de convivencia en la escuela.

Es a partir de esta participación asidua y la implementación constante de las Tertulias Literarias Dialógicas y los Grupos Interactivos, que se ha logrado que la escuela Centenario pase a estar en uno de los mejores lugares de las escuelas de la zona.

 

A finales de mayo, cursos a distancia! Acompañe!